CUANDO LO INCORRECTO SE CONVIERTE EN HABITUAL – CUANDO LO HABITUAL SE CONVIERTE EN ACEPTADO

 

Robar descaradamente en un hotel entra dentro de lo socialmente aceptado. Así lo parodia este divertido fragmento de un capítulo de Los Simpsons. Podemos jugar a adivinar cómo terminaría esta escena en la vida real. El huésped Homer J. Simpson podría escuchar una vocecita en su cabeza diciendo, “eso que estás haciendo está mal”. Se arrepentiría y devolvería a su sitio todos los “souvenirs” que pretendía llevarse de recuerdo. O también puede que acabe de “limpiar” la habitación dejando apenas la pintura de las paredes como único elemento decorativo. ¿Quién sabe?

 

Los Simpson nos hacen reír porque idiotizan y llevan al extremo muchos de los comportamientos y de las situaciones cotidianas de las personas. Nos sentimos identificados con esas situaciones y podemos llegar a reírnos de nosotros mismos.

 

Por eso, el tono de normalidad de Hommer tendría que hacer saltar todas nuestras alarmas. “ Yo no robo nada. En los hoteles ya saben que se lleva uno cosas. Es un souvenir”. Esta frase es graciosa porque representa una situación que ocurre en la realidad de manera normal y aceptada y porque sabemos que esa aceptación no es ética. Podemos ver esa escena, reír y pensar “hay que ver cómo somos”. Aunque puede que no sea tan graciosa para las personas que se dedican al sector hotelero, por la verdad que implica.

 

Cuando una práctica es tan habitual, se reviste de un aire de normalidad que nos lleva a aceptarla como “normal”. Ver a un compañero del gimnasio o el bañista de playa utilizar una toalla de hotel es algo “normal”. Lo grave del asunto no son los bienes materiales, sino la aceptación de un hecho que, por habitual, ya no nos indigna.

Contacta con Nosotros

Queremos saber qué piensas sobre EliteBook y cómo podemos mejorar. Esperamos tus comentarios y tus preguntas para poder ofrecerte un mejor servicio.

Contactar